Las catacumbas, la visita perfecta para superar las altas temperaturas.

Las catacumbas, la visita perfecta para superar las altas temperaturas.

, ,

A finales del siglo XVIII, las antiguas galerías de las canteras de la de la tumba de Issoire, en la llanura de Montrouge, fueron transformadas en un cementerio subterráneo. En esa época, la ciudad se enfrenta a verdaderos problemas sanitarios, debido, en parte, al aumento de la población y al hecho de que los cementerios romanos ya no se adaptaban a las necesidades de la ciudad. Esta situación, conlleva a la creación del osario más grande del mundo, las catacumbas de París.

Con una temperatura media de unos 14º, el frescor, y también las sensaciones fuertes, están garantizados. Una escalera de 131 escalones nos sumerge en el corazón de las catacumbas, a 20 metros de profundidad. El recorrido, de 1,7 km, narra la historia del subsuelo parisino. La visita oficial muestra solo una parte del inmenso laberinto de más de 300 km de galerías que recorren las entrañas de la capital y que conservan gran parte de misterio.

Con cerca de 500 000 visitantes al año, es recomendable reservar la entrada para evitar la cola, ¡y una insolación!

© Pierre Antoine

Más información